Seleccionar página

Cada vez se extiende más la figura del outsourcing. Marketing, coaching, consultoría o también equipos enteros de ventas. ¿Cuántos comerciales de nuestros equipos de ventas son autónomos? Sin embargo, antes de contratar un freelance debemos tener claro qué podemos exigirle y qué podemos esperar de él o ella.

Actualmente se contratan trabajadores freelance de casi cualquier profesión: comerciales, diseñadores, gestores de comunicación, personal de mantenimiento y limpieza… La coyuntura económica influye mucho: según un estudio de la agencia IDC casi el 40% de la fuerza laboral del planeta son autónomos o trabajadores por cuenta propia.

outsourcing y crm agil

En España no son pocos los profesionales que ante un panorama laboral inestable, precario y nada conciliador se han lanzado a la aventura de «montárselo por su cuenta». Y esta libertad del freelance nos favorece como clientes, aunque genera unas dinámicas distintas a las del trabajador asalariado que debemos conocer bien para que la colaboración sea fructífera.

Qué buscamos en el outsourcing (y qué encontramos)

  • 1.- Resolver una necesidad rápidamente. Tiramos de freelance cuando debemos resolver cuanto antes la necesidad de nuestra empresa. El proceso de selección suele ser más rápido que para un trabajador asalariado, y también el contrato… lo que nos lleva a la segunda razón:
  • 2.-Precio. Cuando contratamos un freelance hacemos un contrato mercantil: un arrendamiento de servicios entre iguales. Esto significa que los seguros sociales corren a cargo del freelance, que pagará sus propias cuotas a la Seguridad Social, y en general nos favorece porque aligera los costes económicos de un trabajador por cuenta ajena.
  • Es frecuente que nuestro colaborador freelance trabaje en su propia oficina, con lo que el consumo de recursos de nuestra empresa también se reduce.
  • 3.- «Aire fresco». Un freelance no es parte de la plantilla, y eso supone ventajas en más de un sentido para nuestro negocio: aportará puntos de vista
  • imparciales, se pondrá en la piel del cliente y nos dirá eso que no queremos oír o nadie se atreve a decir. Contratar un freelance en nuestra pyme supone abrirnos a nuevas ideas y puntos de vista.
  • 4.- Productividad: En general contratamos un freelance para un proyecto concreto. Esto redunda en que el freelance trabajará a fondo en este proyecto y lo cerrará cuanto antes por su propio interés.

¿Qué no debemos buscar en el outsourcing de nuestra gran empresa?

Recordemos que contratar un freelance supone aceptar una relación entre iguales, con todos sus pros y sus contras. Sí, dirigimos una gran empresa, pero el freelance es un colaborador externo. Un buen profesional aceptará trabajar a fondo, pero no aceptará todas las condiciones y no seremos nunca sus jefes, sino sus clientes.

Lo que nunca debemos hacer es tomar un trabajador a tiempo completo con un contrato mercantil: mismos horarios, mismas obligaciones, pero sin nómina ni seguros sociales. Estos son los famosos «falsos autónomos»: además de una figura de dudosa ética y legalidad son una bomba de relojería que explotará en cualquier momento: lo menos que nos puede pasar es que el trabajador trabaje poco y mal, y de saberse (que se sabrá) nos dará una imagen pésima como empresarios.

Outsourcing y CRM ágil

Todavía en grandes empresas muchos gerentes dudan sobre cómo gestionar a sus profesionales freelance. La práctica, y el buen uso de CRM ágiles, nos demuestran que las relaciones no dependen de dónde trabajemos sino de nuestra empatía y disposición.

La experta en marketing Laura Ribas menciona estas fórmulas de trabajo como colaboración estratégica. La desarrolla tanto para el trabajo como para un reparto óptimo de beneficios.

Para aprovechar bien el outsourcing debemos tener en cuenta que sus tiempos no son los nuestros: el horario de un freelance depende de su día. Por eso es importante que nuestro CRM ágil sea en la nube, que no dependa de un ordenador.

El CRM ágil dispone de un calendario online para todos los equipos que deseemos. También podemos crear usuarios en el CRM para los freelances que colaboran en nuestras empresas. En este calendario incluiremos tanto nuestras citas como las llamadas de teléfono o encuentros por Skype y anotaremos los contenidos.

El CRM ágil permite a la administración levantar acta de todas las llamadas y reuniones. Y podemos enviarla por mail a los asistentes, directamente desde el CRM, nada más terminar. Esto es práctico para el trabajo y aumenta la cohesión y la confianza.

Compartir datos en equipo es otra actitud fundamental para generar una relación de confianza con nuestros colaboradores en outsourcing. Y es la especialidad del CRM ágil. Emplear herramientas en la nube nos permitirá optimizar la información aun cuando nuestros colaboradores no estén físicamente con nosotros. Si nuestros freelancers disponen de acceso al CRM agil la comunicación será más fluida y por tanto el trabajo se hará mejor.

Por último no olvidemos que para nuestros freelances somos un cliente. Nuestras actitudes para generar sinergias también se aplican al contratar un freelance. Escuchar activamente, estar atentos a sus ideas y encontrar puntos en común _tanto en el aspecto profesional como personal_ contribuirán a una relación que nos enriquezca a ambas partes y hará crecer los proyectos de ambos. Al fin y al cabo un freelance o autónomo es también un empresario, y quiere lo mismo que nosotros: relaciones sólidas a largo plazo.