Seleccionar página

Puede que los números vayan bien. Pero muchas grandes empresas pasan por fases en las que el crecimiento se ralentiza o se estanca. ¿Es posible mejorar resultados sin tomar decisiones drásticas? La respuesta es sí: podemos optimizar resultados comerciales sin poner a funcionar la guillotina. La respuesta suele estar escondida en nuestros datos. Se encuentra mejor si contamos con un CRM ágil de gestión comercial.

Optimizar resultados comerciales con CRM ágil

Un CRM ágil permite a las empresas disponer de un «cuadro de mandos» Cuando gestionamos un negocio deslocalizado, quizá con varias sedes, y una fuerza comercial de 30, 100 o más personas, la clave para crecer es no perderse.

optimizar resultados comerciales con CRM agil

Un CRM permite gestionar una empresa de gran volumen con la misma cercanía que un pequeño negocio. Podemos controlar el trato con los comerciales, conocer las últimas gestiones… Identificar cada movimiento para saber si resulta o no.

De este modo gestionaremos personalmente la información que entra en nuestro negocio, sin necesidad de (caros) consultores externos. Con los datos integrados en un CRM ágil podemos optimizar los resultados, identificar los cambios y adaptarnos al mercado.  

El CRM se adapta al negocio (y no al revés)

Un CRM no tiene por qué ser caro ni complicado. De hecho, es habitual «venderle» a las empresas de gran volumen de negocio herramientas CRM que hacen «de todo». Y es posible que nuestra empresa necesite ese todo pero… ¿Estamos seguros de ello? Un CRM ágil para optimizar resultados comerciales se enfoca en una sola cosa:

Cliente, cliente y cliente.

A partir de ahí podemos necesitar más herramientas CRM: stocks, gestión deslocalizada, redes sociales… Pero al 90% de las empresas lo que les importa son sus clientes. Ellos son los que nos hacen vender. Para optimizar resultados comerciales esto es lo que necesitamos. Foco en el cliente.

Toda la información en un solo lugar

Si nuestra empresa cuenta ya con dos o más delegaciones, o con comerciales repartidos por zonas, el CRM es imprescindible. La ventaja principal de un CRM ágil para optimizar resultados comerciales es tener a mano los datos.

Puede que seamos el gerente viajero, que visitamos a nuestra gente cada semana. Eso está muy bien, y seguro que nuestros equipos comerciales lo aprecian. Pero la cercanía puede demostrarse de muchas maneras, y estamos ocasionando un gasto a la empresa.

Si disponemos de toda la información de nuestro negocio en nuestro CRM ágil, actualizada en tiempo real, no necesitaremos esos viajes. Ni esas llamadas que nuestros jefes de zona perciben como un «control». Ahorraremos tiempo, dinero, ganaremos eficacia y confianza entre nuestros equipos de ventas y la gerencia de la empresa.

Optimizar los resultados comerciales es el objetivo de toda empresa. Debemos pensar en ello cuando las cosas van mal, pero sobre todo cuando las cosas van bien. Un CRM ágil nos permite buscar esos resultados. El CRM clasifica la información para que nuestra fuera de ventas se dedique a lo que mejor sabe hacer: vender.