Seleccionar página

Cuando pensamos en «emprendedores» solemos imaginarnos una start-up de jóvenes empresarios. O a nosotros mismos cuando arrancamos nuestro negocio. A la vez, la idea de «trabajador» versus emprendedor es muy parecida. Fomentar el emprendimeinto en nuestros equipos pasa por cambiar esta foto:

trabajadores emprendedores

Por qué fomentar el emprendimiento en nuestros equipos comerciales

Como empresarios nos gusta vernos así. Creativos, libres, esforzados… Pero todos los que hemos llegado a gerentes desde la «trinchera» sabemos de muchos comerciales y empleados que reúnen esas cualidades. Y surge la pregunta.¿Fomentamos ese espíritu emprendedor en nuestros equipos?

Trabajadores que son emprendedores

Se dice que el emprendedor trabaja por pasión y el empleado por dinero. Pero ¿acaso no es también nuestra motivación cuando ponemos en marcha nuestro negocio? Igualmente hablamos de incentivos intangibles porque sabemos que el salario no es la única motivación de las empleadas. Esto depende sobre todo de nuestro liderazgo.

La escritora Kim Kiyosaki escribe así en su artículo más famoso, refiriéndose al trabajador: Si uno va “más allá”, es recompensado. Si uno va “demasiado lejos”, no.

Pero ¿cómo motivar bien a grandes equipos comerciales?

La clave es la motivación. Pero ¿cómo motivar bien a equipos comerciales de más de cien personas? En la gran empresa, motivar bien requiere un gran control de la fuerza de ventas y de toda la información. Ahí es donde se mide un auténtico líder comercial.

¿Leemos el CRM ágil de nuestra empresa? ¿Estudiamos cómo trabajan nuestros comerciales? ¿Qué información tenemos de ellos y cómo la manejamos?

De nada sirve un programa de incentivos si no conocemos a nuestra gente. Ellos lo notan… y sus resultados también. Por eso el CRM ágil para grandes equipos comerciales facilita esta relación líder-plantilla. Si no nos esforzamos en controlar la información de Recursos Humanos de nuestra empresa los comerciales se convierten en un número. Y su esfuerzo también será un número, sin vida, sin pasión.

Jefes de equipo que temen perder su posición. Comerciales que tienen miedo de pasarse de listos. Ideas que no se ponen en marcha porque quien las tiene tiene miedo de que sean rechazadas, no sean tenidas en cuenta, aprovechadas sin darle crédito o que simplemente no se le compense de manera alguna. Ni con sueldo, ni con promoción.

CRM ágil y Recursos Humanos

Si un equipo confía en su jefe entenderá cuándo es el momento de hacer un matiz o una propuesta diferente. Si dejamos claro que no nos interesan las ideas de nuestras comerciales, se las guardarán para ellas. Se marchitarán… O quizá las pongan en práctica en la competencia.

Fomentar el emprendimiento en nuestros equipos es una cuestión de mentalidad. Eso implica trabajar de otra manera con nuestros empleados. Después de todo, toda empresa existe para crecer, y para crecer necesitaremos un equipo de trabajadores. ¿Estamos dispuestos a ser líderes, o simples jefes?

Fomentar el espíritu emprendedor en la plantilla

El consultor Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña dice a menudo: Puedes estar jubilado, ser estudiante, funcionario, empleado por cuenta ajena o por cuenta propia, y ser al mismo tiempo una persona emprendedora en cualquiera de esos campos.

Los consejos de expertos como Sánchez Ocaña son sencillos… y aun así hay negocios que no los ponemos en práctica lo suficiente. Abarcan ideas como:

  1. Escuchar propuestas. Introducir el brainstorming en la rutina de los equipos de trabajo incrementa la creatividad.
  2. Inclusión. Nuestros comerciales no pueden trabajar sin logística, mantenimiento y administración. Todos nuestros empleados pueden ser emprendedores y sorprendernos con grandes ideas.
  3. Estimular la autoestima. Nada puede salir de un profesional que sabe que no se espera nada de él.
  4. Espíritu crítico. Todos podemos mejorar en el día a día. Sí, también Arturo, ese jefe de equipo con cifras de récord.
  5. Valorar los logros. ¿Hace falta explicar este consejo?
  6. Fomentar la creatividad: Creatividad en las ideas de negocio y también en la vida en la oficina. Pasamos juntos unas cuantas horas, ¿qué tal si las hacemos más agradables?

Uno de nuestros clientes, un pequeño estudio de arquitectura y urbanismo, ha convertido el patio del chalé donde trabajan en un huerto. Lo cuidan entre todos en los ratos libres y hacen allí los descansos. Parece un detalle sin importancia, pero es todo un símbolo de como trabajador y emprendedor son dos actitudes que pueden ir perfectamente de la mano.