Seleccionar página

La filosofía del «triunfador» lleva a muchos gerentes a creer que nunca pueden cometer erorres. Bueno… pues en las grandes empresas se cometen errores todos los días.

¿Cuál es la buena noticia? Que hay muy pocos errores irreversibles y que la gran mayoría de errores son sirven para mejorar. Aprender de los errores es más fácil si sabemos gestionar nuestros datos con un CRM ágil.

aprender de los errores con crm agil

¿Cómo ayuda un CRM a aprender?

Cuando dirigimos una gran empresa, con una fuerza de ventas de 50 100 personas, es fácil no controlar la información.

Después de todo el trabajo de un gerente de una empresa con gran volumen de negocio no es fácil. ¡Hay veces que ni siquiera pisamos el despacho! Los gerentes de grandes empresas también venden… en un nivel diferente. Por eso es más necesario poder controlar con facilidad la información del día a día de nuestro negocio. Eso no lo hace el teléfono, ni siquiera el informe de Administración. Lo hace el CRM ágil. En cuestión de pocos minutos.

¿Quién se ha equivocado? Pues la empresa

Otra verdad incómoda del mundo de las ventas. Salvo en casos muy puntuales, lo más normal es que los errores que cometemos, los errores graves, sean estructurales. Buscar culpables lo único que hace es abundar el error pero no trabaja las soluciones.

También el CRM ágil nos ayuda a solucionar los errores de nuestra empresa y aprender de ellos. Pongamos un ejemplo:

Después de varios meses persiguiendo a una gran cuenta, logramos una reunión con nuestros mejores comerciales. ¡Una cumbre en toda regla! Salió a pedir de boca, todo fue buen rollo y sonrisas.  Y sin embargo nos han rechazado el presupuesto. ¿Qué hacer? Algunos echarán la culpa al mercado, a la sociedad, ¡hasta al cliente! Lo normal es echarle la culpa a Rodríguez, que estuvo demasiado callado.

¿Y ahora qué hacemos?

Antes del presupuesto ha habido contactos. La principal ventaja de utilizar CRM para gestionar nuestros clientes es precisamente guardar toda nuestra información. Seguir el proceso hasta el presupuesto es la clave para aprender de los errores.

Primero, no buscar culpables. Segundo, seguir el proceso en grupo. Por eso apostamos por utilizar programas de gestión comercial en la nube, accesibles simultáneamente a todo el equipo.

Las primeras conversaciones son fundamentales. ¿Escuchamos activamente al cliente? Vale más invertir tiempo en una segunda visita o email que le ofrezca un servicio personalizado, adaptado a esas necesidades. Si hemos enviado los correos desde el CRM podemos comprobar qué ofrecimos y qué faltó.

La competencia es otro valor. ¿Hemos estado atentos a las ofertas de nuestros adversarios? La ventaja de utilizar CRM ágil es que tenemos la información a nuestro alcance para aprender o incluso llegar a recuperar al cliente.