Seleccionar página

Un programa de gestión comercial para grandes equipos debe tener unas características básicas. En general un CRM ágil para un pequeño equipo de ventas es similar al de una gran empresa. Sin embargo, algunos detalles específicos son imprescindibles para gestionar una numerosa fuerza de ventas.

¿Cómo es un CRM para grandes empresas?

Un CRM para grandes equipos comerciales debe ser, sobre todo, sencillo. De nada sirve un CRM complejo, con miles de opciones, si al final de la semana no sabemos qué ha hecho nuestra fuerza de ventas. Por más que confiemos en los jefes de equipo, la empresa es nuestra, y debemos controlar el trabajo.

crm agil en grandes empresas

Ojo, que «controlar el trabajo» significa otra cosa diferente que «controlar a los comerciales«. Si estos trabajan de manera ágil, el CRM para grandes equipos comerciales es un aliado, no una herramienta de vigilancia. El CRM ágil está dirigido a optimizar la gestión.

Cualidades clave de un CRM para gran empresa

Un CRM ágil para grandes equipos de trabajo tiene que ser sencillo, ya lo hemos visto. Pero tiene que ofrecernos más cosas. A nosotros, y a los comerciales que vayan a utilizarlo día a día:

  • Tiene que estar listo para usar en cualquier momento.
  • Tiene que tener módulos básicos para empezar a trabajar, que podamos ir ampliando. O dicho de otra forma, el programa de gestión comercial debe adaptarse a nuestras necesidades, no nosotros al programa.
  • El CRM ágil tiene que ser adaptable a cada equipo comercial. Puede que la fuerza de ventas de una zona tenga necesidades diferentes a las de un equipo en una zona de nueva implantación.
  • Tiene que ser visual y accesible. Tanto en un CRM ágil como en cualquier aplicación online deberíamos poder captar todo el contenido de la pantalla de un vistazo, con pocos menús pero con las instrucciones clave.
  • Debe estar diseñado para usar en pantallas responsivas, el tipo de pantalla que utilizan los smartphones o las tablet.
  • Debe permitirnos compartir datos con nuestros jefes de equipo.
  • Debe poder emitir informes claros y concisos, a los que acceder en cualquier momento para detectar posibles problemas o comprobar la evolución de tu negocio.
  • Debe poder exportar nuestros datos y también importarlos de las herramientas con las que trabajábamos antes; aunque con un buen programa de gestión comercial esta utilidad acaba convirtiéndose más bien en un «por si acaso».

¿Quieres probarlo ahora?