Seleccionar página

Cada mercado tiene su «temporada baja». Para muchas empresas es el verano. Las grandes empresas no tienen temporada baja… Pero sí cada delegación. Es algo natura. Esas semanas para hacer lo que no podemos hacer todos los días, desde una buena «limpieza» de archivos hasta pensar en nuevas inversiones. Una de ellas es comprar un CRM, y cómo elegir CRM.

¿Qué debe tener el CRM de mi empresa? ¿Vale el mismo CRM para una pyme de tres o cuatro personas que para un negocio con 200 comerciales en marcha? La respuesta es sencilla… y es SÍ. Si el CRM es un CRM ágil, la base será la misma. Ahora bien, «el diablo está en los detalles».

elegir un CRM para empresas grandes

Elegir CRM en empresas grandes

Un CRM ágil para empresas de gran volumen de negocio está enfocado en el cliente. Un CRM para autónomos… también. Aunque muchas plataformas de CRM ofrecen la «herramienta total», lo cierto es que para elegir CRM debemos comprobar que el foco es el cliente. Esta es la clave par elegir CRM por encima de cualquier otra.

Lo que es importante, en empresas de gran volumen, es comprobar que el CRM optimiza nuestro trabajo. Si vamos a elegir un CRM «lo tiene todo» pero nos obliga a hacer un curso de formación, leer manuales, ver tutoriales en vídeo y otros procesos… ¡Multiplicado por 20 equipos comerciales! Igual no es el CRM que necesita nuestro negocio.

Siete claves para escoger CRM

Cualquier CRM ágil tiene que reunir estos requisitos:

  1. Debe estar listo para usar en cualquier momento.
  2. Módulos. Un CRM ágil por módulos permite a los equipos comerciales empezar a trabajar con herraientas básicas e ir avanzando en el uso del CRM cada día. Trabajar con un CRM por módulos le da seguridad al usuario, ahorra tiempo, y no tiene coste añadido. El cliente paga por elegir un CRM ágil.
  3. Intuitivo. Debemos elegir un CRM visual y accesible. Fácil tanto para Vanessa, que acaba de graduarse en Ventas, como para José Luis, que se jubila el año que viene. Pocos menús, instrucciones clave y navegable.
  4. Pantallas responsivas. Debemos elegir un CRM ágil que podamos usar en el ordenador, la tablet o el móvil.
  5. Compartir datos. Los datos de gestión de clientes son de la empresa, no de tal o cual equipo. Agilizamos el trabajo y eliminamos la competitividad interna.
  6. Informes claros y siempre disponibles. Para detectar problemas potenciales y diseñar estrategias de ventas.
  7. Exportar e importar datos. ¿Y si tenemos una empresa con 20 bases de datos en Excel? ¿Y si llevamos décadas con ellas? Al elegir un CRM Ágil debemos asegurarnos de que podremos importar nuestros datos de siempre, y también exportarlos si en algún momento lo necesitamos.

Todo aquellos que debemos pensar al elegir un CRM ágil se parece mucho a una inversión económica, ¿verdad? Es natural, porque un CRM ágil puede cambiar de arriba a abajo toda la filosofía de nuestro negocio.