Seleccionar página

Creemos conocer a nuestros clientes mejor que nadie, pero… ¿Sabemos realmente qué es lo que les hace únicos? Esto es precisamente saber gestionar clientes. Conocer esa información que les convierte en únicos y distintos… Y preferentemente, conocer esa información antes y mejor que los demás.

Saber gestionar clientes con grandes volúmenes de datos

Esto puede parecer sencillo a una pequeña empresa, claro. Pero ¿qué pasa con un negocio que maneja cientos de fichas de clientes? ¿Es posible gestionar clientes de forma rápida y eficaz en grandes empresas? Precisamente para estas empresas se crearon los CRM. Y un CRM ágil logra que gestionar clientes sea cuestión de segundos, sin perder ni un solo dato fundamental.

gestionar clientes con CRM agil

Cinco datos básicos para gestionar clientes con CRM ágil

Con todo, todos somos clientes antes o después. También los que vendemos tenemos que comprar cada día. Gestionar clientes es más sencillo de lo que parece si pensamos en cómo nos gustaría que nos trataran a nosotros. ¿Qué queremos que recuerden?

1. ¿Quién soy?: Datos de contacto. ¿Parece una bobada? Pues en muchas empresas no se actualizan los datos de los clientes más antiguos. Quién es nuestro prescriptor en esa empresa, por ejemplo. ¿Sigue en su puesto la persona que nos recomendó? ¿Le hemos preguntado alguna vez en qué cuenta prefiere recibir nuestros mails? Una llamada para actualizar datos una vez al año es una buena herramienta de gestión de clientes y también de seguimiento.

2.- Redes sociales. Un perfil de cliente usará LinkedIn, otros Instagram o Facebook. Un buen comercial debería saber gestionar clientes también en sus redes sociales. Cada red tiene sus propios códigos, lenguaje y público. Si sabemos desenvolvernos en ellas, fidelizaremos clientes y ganaremos penetración de mercado.

3.- Contenido útil. Un CRM ágil nos permite conservar y organizar la información pertinente. Tanto la que recibimos como la que enviamos. ¿Qué cosas que contamos en nuestros mails? ¿Se nos ocurren y ya está? ¿Dispone nuestro departamento de comunicación de usuario en el CRM ágil de la empresa? Saber qué contamos y qué interesa más de todo ello, es una parte fundamental de gestionar clientes.

4.- Notas: ¿Y cómo sabemos qué interesa a cada cliente? Escuchando. Cada conversación es una forma de gestionar cliente. Saber qué quiere, pero también cómo es. Escuchar es lo que convierte «vender» en auténtica gestión de clientes.

5.- Gestión de avisos: Al gestionar clientes con grandes equipos comerciales no podemos confiarnos en una simple agenda. El CRM ágil personaliza cada calendario y añade recordatorios y alarmas. Nuestro CRM nos avisará, via mail, de cuándo reavivar una conversación que nunca termina.

Toda esta información, que parece muy básica, nos servirá en el futuro para gestionar clientes con eficacia y profesionalidad. La clave de las ventas no es otra que la confianza, y eso es gestionar clientes.